A la hora de buscar un nuevo espacio de oficina, es bueno pensar en cubículos de oficina, conviene tener en cuenta el tipo de trabajo que realiza. Por ejemplo, si te dedicas al sector tecnológico, quizá quieras buscar espacios abiertos y otros entornos de colaboración en los que los trabajadores puedan reunirse cara a cara.

En cambio, si te dedicas al marketing, las ventas o labores administrativas y necesitas un espacio tranquilo y relajado, busca lugares con buenos espacios y pon cubículos que funcionen para tu negocio. Si tiene una pequeña empresa o sólo un par de empleados, los cubículos pueden ser su mejor opción, ya que ofrecen privacidad y aislamiento de los demás empleados.

Encuentre una distribución de cubículos que funcione para su negocio

Cuando busque un nuevo espacio de oficina, probablemente querrá empezar por la distribución de los cubículos. Cada entorno de oficina tiene sus propios requisitos, por lo que es importante encontrar la distribución perfecta para su equipo. Si tiene una pequeña empresa o sólo un par de empleados, los cubículos pueden ser su mejor opción, ya que ofrecen privacidad y aislamiento de los demás empleados.

Sin embargo, si dirige una gran empresa o tiene miembros del equipo que trabajan en diferentes lugares, los cubículos pueden ser menos ideales. Hay muchos tipos diferentes de distribución de oficinas, y es importante encontrar la adecuada para su empresa.

Cuando busque un espacio de oficina, tenga en cuenta lo siguiente:

– ¿Las paredes son finas o gruesas? (Las paredes finas ofrecen un gran aislamiento acústico a la vez que dejan pasar la luz, y las gruesas ofrecen menos aislamiento acústico pero retienen mucha luz).

– ¿Dónde acaban los tabiques? (Esta es la clave del éxito de la comunicación y la colaboración).

– ¿Cómo se distribuye el espacio? (Se refiere a la cantidad de espacio entre las paredes).

– ¿Cómo puede la gente llegar fácilmente a sus pertenencias y a la oficina? (Esto se refiere a lo fácil que es llegar al fondo de la sala y al resto de la oficina).

Si tiene dudas acerca de esto, lo mejor es dejarse asesorar por un experto.

Proteger el espacio personal

Una de las cosas más importantes que puedes hacer al buscar un nuevo espacio de oficina es proteger tu espacio personal. Esto significa simplemente poner una división o un cubículo. El motivo es doble: el sonido y la privacidad. El sonido viaja a través de las paredes y puede atravesar los muros. Esto significa que las reuniones en tu oficina pueden convertirse en silencios sonoros y las conversaciones pueden quedar amortiguadas.

No querrás gritar accidentalmente a los miembros de tu equipo o infringir la ley gritando a un repartidor de pizza a través de la puerta de tu oficina. La privacidad es muy importante en los entornos de oficina, y es fácil olvidarla cuando se mira el espacio. De hecho, a menudo nos olvidamos de nuestro espacio personal cuando estamos en un lugar público, como una cafetería o una sala de espera. Sin embargo, todos tenemos un espacio en nuestra empresa que es sólo para nosotros: los cubículos. Y es importante asegurarse de que ese espacio sea privado y tranquilo.

No tengas miedo de cambiar las cosas

Cuando tienes un espacio limitado, es importante ser flexible. Por ejemplo, si a nadie de tu equipo le gusta el escritorio que le han asignado, considera la posibilidad de cambiarlo por una silla que ofrezca un mejor apoyo. Hay muchos tipos de sillas disponibles, y puedes encontrar unas que proporcionen mucho apoyo y que también sean cómodas. Si te cuesta un poco encontrar lo que necesitas, siempre puedes apartar los muebles cuando no los uses. De este modo, no tendrás que ir cambiando las cosas si la elección original no ha funcionado.

Encuentra el equilibrio adecuado entre privacidad y comunicación

Un buen punto de partida a la hora de buscar un nuevo espacio de oficina es la comunicación y la privacidad. Los seres humanos tendemos a ser bastante sociables, y también nos gusta mantener cierta privacidad cuando lo deseamos. Nos gusta hacer las cosas a nuestra manera, y a menudo nos sentimos incómodos si nos observan o escuchan otras conversaciones. No existe una solución única para todos los casos cuando se trata de espacio de oficina. El espacio adecuado para la persona adecuada siempre será diferente del espacio adecuado para otra persona. Por eso hay que encontrar el equilibrio adecuado entre privacidad y comunicación. Una forma estupenda de conseguirlo es mediante el uso de tabiques. Se trata de dividir una sala o espacio en zonas o espacios más pequeños. Por ejemplo, si tienes una sala de conferencias con sillas incorporadas, puedes tener zonas más pequeñas para cada invitado, de modo que sea menos probable que les molesten. También puede utilizarlo para crear zonas privadas o despachos.

Conclusión

El espacio adecuado para la persona adecuada siempre será diferente del espacio adecuado para otra persona. A la hora de buscar un nuevo espacio de oficina, deberá tener en cuenta el tipo de trabajo que realiza, el tamaño de su empresa y las preferencias de los miembros de su equipo. En resumen, querrá encontrar el espacio ideal para su negocio. Lo mejor que puede hacer es empezar a buscar hoy mismo. No tiene sentido esperar hasta que el nuevo local esté reservado y haya perdido un tiempo valioso buscando en dos lugares diferentes.